Historia del taxi en España

¿Alguna vez te has preguntado de dónde viene esta actividad?, ¿Te gustaría conocer la historia del taxi en España?

Continúa leyendo. El negocio del taxi aparece como heredero de los coches de caballo de alquiler del siglo XIX, los taxis modernos, entendidos como automóviles con motor, aparecieron en España a principios del S.XX.

 Por aquella época ya se veían circular algunos automóviles por el centro de las principales ciudades  españolas pero no fue hasta después de la Primera Guerra Mundial cuando los tradicionales carromatos de alquiler convivieron con los nuevos taxis y, de hecho, muchos de los primeros taxistas fueron antiguos propietarios de caballerías que reconvirtieron el negocio.

Con el objetivo de potenciar los automóviles, en 1910 en Barcelona, las empresas constructoras del ramo, entre las cuales destacaba La Hispano-Suiza, decidieron organizar un servicio de coches de alquiler o taxis con conductores propios. Así nacieron los conocidos como  automóviles de plaza, el 5 de julio se inauguró el servicio con 21 vehículos de la Compañía General, que pagó 250 pesetas al Ayuntamiento de la ciudad en concepto de impuestos y licencias.

A raíz de este suceso comienzan a proliferar tanto profesionales independientes como asociaciones de trabajadores, algunos de ellos, como la dirigido por Josep M. Armanqué que se apropiaría prácticamente del monopolio de los taxis en la ciudad de Barcelona.

Historia del taxi en España
Historia del taxi en España

¿Por qué  el color amarillo de los taxis?

A principios de los años veinte, los taxis matriculados en Barcelona aproximadamente unos 250, aunque los vehículos dirigidos a esta actividad casi alcanzaban el millar. Solo en Barcelona los taxista contaban con 64 paradas. Durante esta década se produce la expansión definitiva de la industria del taxi.

En 1924, el Ayuntamiento aprobó un «Código de Circulación» que, entre otras medidas, hizo obligatorio el uso del taxímetro e impuso una raya pintada bajo la ventana de los pasajeros y la parte posterior de cada taxi para identificarlos mejor. El color variaba según la tarifa: blanca, 40 céntimos por kilómetro; roja, 50 céntimos; amarilla, 60 céntimos y azul, 80 céntimos por kilómetro.

Años 60 y 70

Durante los años sesenta y setenta, los taxis fueron un exponente más del desarrollismo y la motorización y fueron cubriendo parte de las deficiencias del transporte público que se encontraba en un momento de cambio a consecuencia de la progresiva eliminación del tranvía y de la expansión del autobús y el metro.

¿Necesitas pedir un taxi en el Aljarafe? Contacta con nosotros de forma rápida y sencilla a través del 653 404 040. Si necesitas más información sobre alguno de nuestros servicios entra en taxisdelaljarafe.com y encuentra todo lo que necesitas.

 

 

 

 

 

Like this article?

Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Linkdin
Share on Pinterest